domingo, 13 de febrero de 2011

Capitulo 24: "Simplemente en la vida".

Seguía siendo un día hermoso. Para mi. No nos dejaban salir pero yo estaba en uno de los sillones que daba a una ventana en mi habitación que estaba en el otro extremo que el balcón y el ventanal. Había abierto un poco la ventana para sentir el frío y el olor, y cuándo entro Dani me reto y me obligo a ponerme algo encima de lo que tenía puesto. Me regaño cuándo le discutí así que simplemente me puse algo y no me lo volví a sacar; ya que me había puesto algo bastante finito, que no me daba calor y después de todo era mi amiga, no costaba nada darle un pequeño gusto si me trataba de "proteger". Y su intención era buena, al igual que su motivación, nuestro campamento en dos semanas mas. Tenía que ir, no me lo quería perder por nada del mundo; y mucho menos caer enferma. Estuve bagando en mis pensamientos por mucho tiempo según parece porque me llegaron varios mensajes y llamadas sin que yo me diera cuenta y me fueron a buscar a mi habitación; creían que había salido de la casa. Al parecer los había preocupado bastante, y les explique que lo único que hice fue estar pensando en mi habitación, no tenía claro en que cuando me lo preguntaron, mi respuesta fue "simplemente en la vida".

Mis amigas estaban muy preocupadas por mi, el día que había era lo mejor para mi, pero estaba sería y callada, y no entendían porque, en realidad yo tampoco lo entendía, simplemente lo estaba; estaba muy pensativa. No entendía porque pero tenia muchas cosas vagando por mi mente. Había muchas cosas que no entendía ó algo... mi mente estaba en otra parte del mundo. Había muchas cosas que yo no entendía. Quise ponerme a recordar momentos de la infancia como mucha gente hacía, y sé que yo lo hacía, pero no me acordaba de casi nada; solamente que yo no me llevaba bien con mi madre. Y ahora que lo pienso y mi papá ?
En ese momento entro Camilo.
- Luci, ¿te parece bajar con nosotros un rato aunque sea?, vamos a ver una película-giré mi cara y al verlo tenia su típica sonrisa, a la cuál era muy difícil de negarse.
- Eso depende....¿que película es?.- comenzó a reír.
- No estamos seguros, y queremos tu opinión también así la vemos todos juntos.- asentí me paré.
- Entonces vamos- dije con una enorme sonrisa en mi cara, estaban mis amigos y un hermoso día fuera, no debería preocuparme tanto por idioteces.

Al bajar estaban todos sentados alrededor del computador para buscar una película y poder conectarlo al televisor de pantalla plana para poder ver la película mejor. No pude evitar no reírme todos concentrados en eso y discutiendo sobre las películas que había y cuáles géneros eran mejores para ver. En un minuto mi risa paro, ¿por qué yo no era capaz de molestarme con algo así de pequeño que pensar en cosas que ni siquiera se qué son?.
-Luci ayúdanos! Sebastián y Dario quieren ver una película muy mala- chillaron Daniela y Colomba, en eso Camilo, Mari y yo nos echamos a reír mientras Sebastián y Dario hacían una cara de puchero. Luciano hizo un espacio alado de el y de alguien que no reconocí, no lo conocía de eso estaba segura.
- El es Daniel- me dijo instintivamente Dani, luego empezó a subir y bajar sus cejas "disimuladamente".
- Hola, mucho gusto, recién llego hoy.- dijo Daniel. Yo empecé a fijarme en el. Era bonito. Tenia los ojos cafés que con la luz se le veían medio naranjos, pelo negro-castaño largo, pálido pero ni tanto alto y flaco; no era alguien hermoso así que se destacara pero definitivamente no era feo y a mi no me molestaba verlo.
- Es amigo mío de la infancia y ahora en adelante va a venir para aca- dijo Luciano con una gran sonrisa en su cara.
Yo me acerqué a Daniel- Hola entonces, bienvenido- dije con una sonrisa en mi cara y me senté.
- ¿Ya entonces que vamos a ver? - chillaron Dario y Seba, los demás nos echamos a reír.
- Cualquiera menos las que dijeron ustedes - dijeron al unisono Colo y Dani.
- Yo no sé, en realidad normalmente me gustan todas, dejemos que Daniel decida.- dije yo mirando a Daniel.
- A mi me parece bien - dijo Camilo.
- Y a nosotros también- dijeron Mari y Luciano que estaban buscando unas mantas por si hacia frío.
- ¡PERO ESO NO ES JUSTO!- gritaron Colo, Dario, Dani y Seba. Todos comenzamos a reír y les tiramos los almohadones en la cara. Ellos se miraron entre los cuatro y fruncieron el rostro.

Al final Daniel escogió una que nos gusto a todos y nos pusimos a verla muy cómodamente, luego de la película nos dormimos todos en el sillón. Al despertarme miré para los lados y noté que estaba casi completamente arriba de Daniel así que me corrí un poco e intenté apoyarme en el sillón en vez de el para volver a dormir cuando el abrió los ojos.
- No te preocupes, no me molesta, ni que pesaras tanto- dijo el con una sonrisa en el rostro, yo no pude evitar ponerme roja.
- Gracias, yo solo no quería molestar y mucho menos despertarte- dije yo apoyando mi cabeza en su hombro y cerrando los ojos.

Apenas cerrar los ojos comencé a pensar en lo que quién sabe que estuviera yo pensando hoy, y al soñar llegaron imágenes de mi con otras personas que yo no sabía quienes eran, solo escuché tres nombres (que no significaban nada para mi): James, Lucas y Sam.

jueves, 20 de enero de 2011

Capitulo 23: Nueva vida.

Yo era una desconocida todavía en este lugar, claro tenía a mis amigos pero apenas los conocía, hace apenas unas semanas que mi madre me había dejado en aquel lugar para irse a quién sabe donde. Bueno mucho no importaba yo la odiaba. La pasaba bien con todos y nos reíamos, se me había olvidado todo lo que me gustaba acampar y salir a recorrer lugares, en especial con amigos. Me llevaba bien con "mi grupo" y eramos todos bastantes parecidos en muchas cosas, y siempre nos apoyábamos mutuamente Dani, Mari y Colo siempre estaban conmigo y nos contábamos todos, y lo opinábamos siempre que llegaba alguien nuevo a la casa o que se iba o un nuevo adulto dentro, todo contaba. Para nosotras el "adulto" preferido era Tom, y por suerte era el que casi siempre estaba, no era muy estricto y era muy joven; y además para todas las observaciones de las chicas de la casa bastante lindo.


Con los chicos mi relación era distinta, pero no mucha, yo podía parecer toda una dama, educada, tranquila y refinada por fuera pero realmente no lo era. Camilo, Seba y Dario, eran bastante tranquilos. Comparados conmigo. Pero nos llevábamos realmente bien, cuándo las chicas no podían salir o no les gustaba el lugar a donde íbamos siempre estaban ellos hay para mi, bueno para todas. Pero de nuestro grupo todos eramos distintos físicamente y en algunas que otras cosas. Entre las chicas eramos así: Yo soy rubia, con ojos claros, piel clara y mediana de estatura. Dani tiene el pelo rojizo, ojos verdes, y blanca, casi igual de pálida que yo y alta. Colo tiene el pelo negro oscuro (como a mi me gusta), los ojos celestes-grises, blanca igual que nosotras y algo baja. Colo era lo que uno llamaba realmente una mujer hermosa, al igual que Dani. Mari era de pelo y piel oscura, ojos negros-cafés alta y flaca.
Los hombres entre ellos también eran bastantes diferentes. Camilo es bastante parecido a su hermana (Dani) pelo rojizo, ojos verde, alto, flaco y pálido, Camilo es bastante lindo. Seba es alto, pelo castaño , ojos negros fuertes,flaco y bronceado. Dario tiene los ojos amarillo-café, el pelo entre castaño-rojo, alto, flaco y un tono algo dorado de piel.

Entre todos eramos un montón de gente distinta, y cada tanto a nosotros se nos unía Luciano, ojos color verde fuerte, piel oscura, pelo negro, alto y flaco. Entre nosotras lo calificamos con un diez (algo que invento Colo) en lindo, para nosotras tres el era uno de los más lindos que había. Pero además de lindo, era simpático, aventurero, fuerte, amable, era simplemente perfecto. Pero no para mi. Yo lo consideraba perfecto pero no lo podía ver mas que como a un amigo.


Siempre que salíamos los ocho la pasábamos de lo mejor, nunca nos aburríamos y las risas no paraban. Era perfecto. Y al llegar a la casa como estaban todas las habitaciones una alado de la otra siempre nos juntábamos en una, mi habitación estaba alado de la de Colo y Mari, al otro lado de Mari estaba Dani. Los hombres en otro piso pero igual cerca estaba la habitación de Luciano aun lado, después la de Dario, luego la de Camilo, y por ultima la de Seba. Su piso estaba uno mas abajo que el nuestro y subían por los balcones, era mas fácil de lo que uno se imagina, a nostras se nos hacía fácil bajar por hay. Pero el balcón era solo en casa de emergencia si no las escaleras eran bastantes fáciles de usar. Igual la casa no es muy exigente pero preferimos no arriesgarnos a meternos en líos. Los días en la casa eran bastante buenos, habían sus excepciones pero normalmente esas eran cuándo a alguno lo castigaban(lo que no pasaba seguido). Entre nosotros todo estaba bien, todos amigos, no peleábamos podíamos discutir pero siempre acababa entre risas y mas cosas que hacer todos juntos. Yo aún no sabía como eran las clases hay pero según Mari y Colo no eran todas tan malas y que algunos profesores eran simpáticos y incluso alguno mas que pasable; Dani se negaba a darme su opinión, y la de los chicos realmente no era ni muy interesante, inteligente o de importancia para una mujer. Aún así las escuche y no pude parar de reírme. Ellos tenían distintas formas de ver las cosas que nosotras y discutían bastante entre ellos cuándo no estaban de acuerdo. Yo no pude evitar reírme cuándo les pregunte cuál era su clase favorita todos dijeron una cosa distinta y se pusieron a discutir, yo me reí a carcajadas hasta que me dolía todo y ellos me miraban y se reían de mi. La gente ya nos miraba raro de tanto que nos reíamos. Claro Camilo no pudo decir luego de eso que uno de los profesores estaba muy bueno(sonando como un típico libro de los que yo leía)y cambiando la vos a la de una mujer y todos nos echamos a reír de nuevo. Después de reírnos un largo rato con las tonterías que hacían después del comentario de Camilo salimos afuera a ver lo que yo llamó un día hermoso y perfecto, aunque debo admitir que mis siete amigos no pensaban igual que yo. El día estaba nublado, el cielo oscuro (pero no totalmente), lluvia, el viento fuerte que llegaba a todo mi cuerpo, el olor a la lluvia y una pequeña sensación helada(pequeña para mi que era casi incapaz de sentir el frío, mis amigos se estaban congelando).
- No entiendo como es que primero no tienes frío y segundo que te gusten tanto estos días- me dijo Colo. Yo no pude mas que reír y sonreír.
- Bueno respuesta, y lo que pasa Colo es que nuestra amiga es algo "oscura" por así decirlo- le "explico" Luciano a Colo.
- Lo que pasa es que es una VAMPIRA!- nos echamos todos a reír con su definición de mi de Camilo.
- Tenía que ser mi hermano el que dijera eso, ¿quién mas?- añadió Dani.
Todos nos echamos a reír pero Camilo puso cara de niño enojado y aún mas nos reímos con su intento de parecer enojado.
- Así es hermanita-dijo despeinando la a Colo- tubo que ser tu muy queridisimo hermano quién lo dijo. - Colo le sacó su mano de la cabeza y se peino, poniendo su típica cara de disgusto(odiaba que la despeinaran). Con lo cuál todo volvimos a reír, menos Colo por supuesto.

Yo seguía admirando el clima sentada afuera, pero ahora sola a todos les había dado frío y no insistí en que se quedaran conmigo afuera.
-Lo único que faltan son rayos y truenos y sería una tormenta, aún mejor- dije para mis adentros con los ojos cerrados disfrutando el clima. Antes de que pudiera siquiera pensar en lo que había dicho o abriera los ojos se puso a tronar y relampaguear. Fue tal la coincidencia de recién que me asuste; pero aún así disfrutaría de todo. Luego de un rato salió Seba diciéndome que entrara. Y añadiendo me que tendría que dejar mi vista, sensación, día y todo lo que era perfecto para mi. Yo sonreí con ese mero echo. El tenía razón, todo era perfecto.

Les dejo aca un link por el concurso de los 50 libros para este año

Concurso de los 50 libros